La innovación que cambia al mundo.

emprendimiento empresasosciales impacto innovación innovaciónsocial Apr 24, 2021

Por Lino Córdova

Vivimos en un mundo de constantes cambios, de avances y transformaciones aceleradas, de inmensos contrastes sociales, económicos, políticos y de múltiples problemáticas socioambientales que atormentan a nuestro planeta. Es urgente encontrar una manera diferente de pensar y de hacer las cosas. 

El cambio climático, la pobreza extrema, la crisis financiera y la explotación de los recursos naturales en un planeta limitado, son efecto de modelos lineales tradicionales que se han manejado por muchos años y que no han contribuido de manera colectiva  a resolver estas grandes problemáticas de nuestra humanidad. 

Que literalmente me lleva a decir que: “El mundo se está cayendo a pedazos”.

Ha llegado el momento de tomar acción y de buscar alternativas que nos lleven a múltiples soluciones innovadoras, con la capacidad de impactar positivamente en nuestros entornos sociales y medioambientales para lograr una transformación profunda, una transformación colectiva, un verdadera transformación de paradigmas.

“El mundo tiene que cambiar y la innovación social será el motor para hacerlo” 

En este artículo te comparto lo que es la innovación social, cómo te puede ayudar a generar ideas disruptivas a problemas sociales y cómo la innovación social se puede aplicar de manera transversal a todos los ámbitos de tu vida. 

Dicho lo anterior, la innovación social llega como una propuesta con alto potencial de brindar grandes soluciones integrales en nuestra sociedad y nuestros entornos. 

Donde se busca solucionar problemas sociales y medioambientales mediante ideas innovadoras, empáticas, colaborativas y viables para la protección y prosperidad de los grupos más vulnerables. 

La Universidad de Stanford define a la Innovación Social como “una solución nueva a un problema social la cual es más efectiva, eficiente, sustentable o justa que la solución actual, cuyo valor agregado aporta principalmente a la sociedad como un todo en lugar de únicamente a los individuos”.

Por otra parte, a mi me gusta definirlo como “El proceso creativo, más allá de la implementación tecnológica y el trabajo con personas, es este proceso que nos hace ser disruptivos para resolver problemáticas sociales y medioambientales que están pasando en nuestros entornos y generar un bien común a la sociedad”. 

Existen diferentes interpretaciones y enfoques metodológicos de la innovación social, pero siempre se utiliza para referirse a un conjunto de soluciones innovadoras a problemas sociales y ambientales. Se le suele confundir con el concepto de emprendimiento social, pero aunque son términos que se vinculan, la innovación social no siempre es un emprendimiento social o no siempre se desarrolla por medio del emprendimiento, entendiendo este como la creación de un modelo de negocio. La innovación social también puede ser una política pública.

Referentes de la Innovación Social.

Existen miles de iniciativas emprendedoras y personas referentes que promueven la innovación social en el mundo. Desde las grandes empresas internacionales como TOMS, la marca de calzado fundada por un estadounidense y un argentino, con dos propósitos: obtener beneficio económico y usar este beneficio para una causa social. Creando así el programa One for One, el cual consiste en donar un par de zapatos a una persona en condición de pobreza en un país menos desarrollado por cada par de zapatos que vende. Desarrollando este programa innovador como un modelo de impacto para empresas que quieran replicarlo y generar un bien a la sociedad.  

Y hasta personas que son grandes referentes mundiales de la innovación y el emprendimiento social como Muhammad Yunus, fundador del banco de los pobres y microcréditos (Grameen Bank), Premio Nobel de la Paz 2006 por su lucha por una economía justa para las clases más pobres,  autor de múltiples libros de emprendimiento social y considerado como el padre del emprendimiento social. Creando empresas con y para la base de la pirámide. 

En México también existen casos espectaculares de la innovación social en todo su esplendor, como lo son: 

La empresa social Échale a tu casa, enfocada en resolver el tema de vivienda para familias en extrema pobreza en México. Ellos han creado un modelo de financiamiento que permite a estos grupos, organizarse y adquirir las herramientas para construir su propia casa. Con un modelo de ladrillos sustentables han construido más de 180 mil viviendas.

Otro caso de éxito entre muchos más, es Isla Urbana, que nace como una asociación civil que atiende la problemática del suministro de agua potable en comunidades de la periferia de la Ciudad de México (CDMX). Teniendo como producto de propuesta el diseño de un sistema de captación de agua de lluvia con un modelo de negocio innovador, sustentable y escalable. Hoy en día Isla Urbana  ha evolucionado al lado lucrativo como empresa y convirtiéndose en empresa de triple impacto como empresa B por la organización Sistema B, logrando instalar miles de sistemas de captación de agua de lluvia en diferentes estados de la república mexicana.

En conclusión, podemos llegar a entender a la innovación social desde la postura como emprendedor, como académico, especialista, político y como ciudadano para transformarnos en agentes de cambio, porque podemos ver a la innovación social como una alternativa de prosperidad nacional, tanto individual como colectiva, ya que siempre se busca el mejoramiento y la solución de problemas dentro de la sociedad. 

“Los emprendedores sociales no están satisfechos con solo dar un pescado o enseñar a pescar. No descansarán hasta haber revolucionado la industria pesquera”

-Bill Drayton 

Tenemos que comprender que la forma en la que vemos a la filantropía, no le permite desarrollar soluciones a los grandes problemas sociales y hay entender al dinero no como un fin, sino como una herramienta para resolver dichos problemas; desarrollando siempre el talento de las personas para crear soluciones sustentables. 

“Sin colaboración no hay innovación”