Sin acción la idea no tiene valor

Mar 04, 2021
Miguel Ruiz

¿A cuántos de nosotros se nos ha ocurrido esa idea del millón de dólares? Esa aplicación móvil fregoncísima, negocio internacional, servicio o producto que cambiaría el mundo y nos haría millonarios, pero realmente, ¿cuántos de nosotros tenemos ese millón de dólares? Lo cierto es que sin acción los números son fríos y el valor de nuestra idea es igual a cero, literalmente no tiene ningún valor monetario.

Existen diversas causas por las que la mayoría no llevamos nuestra idea a la realidad, temor al fracaso, temor al éxito, temor a que nos roben nuestra idea entre otras. El gran inventor Nikola Tesla que por muchos años no recibió el crédito por muchos de sus inventos y descubrimientos tecnológicos dijo en alguna ocasión “No me preocupa que me roben las ideas, me preocupa que ellos no las tengan.”

El propósito principal de una idea más allá de la retribución económica que pueda traer es brindar una solución a un problema ya sea a manera de producto o servicio, facilitar una tarea o en general mejorar la calidad de vida de una persona o un ecosistema. No compartir nuestras ideas con otros no solo no hará que no nos las roben, sino que quizá ocasionara que nuestra idea nunca se vuelva una realidad; en contraste al compartir nuestras ideas con otros aunque exista la posibilidad de que se “las roben”, los beneficios son mucho mayores ya que el compartir nuestras ideas estaremos también compartiendo parte de nuestra visión y propósito de vida, contagiando a otros con esta idea a la cual habrá quienes querrán sumarse y contaremos con diferentes perspectivas que aportaran para mejorar la idea original.

En ocasiones también nos detienen las dudas sobre nuestra idea y queremos tener cada detalle resuelto antes de actuar, sin embargo si no empezamos a actuar pasarán los años y la idea seguirá solamente dentro de nuestras cabezas.

Entonces, ¿cómo pasamos de la idea a la realidad? Existen distintas metodologías para hacer esto de las cuales Esmex es experto en algunas de ellas. Aquí te compartiré simplemente algunos sencillos tips.

  1.   Plasma tu idea. Pon sobre un papel, laptop o Tablet esa idea que tienes en tu cabeza con todos los detalles e imperfecciones que pueda tener. Realiza un par de bocetos tratando que cada uno sea mejor que el anterior.
  2.   Prototipa. Haz una maqueta o modelo tridimensional básico de tu idea, nuevamente realiza un par de ellos, cada uno mejor que el anterior añadiendo funciones o detalles.
  3.   Válida. Pregunta a tus prospectos de usuarios o clientes todo lo que puedas acerca de tu prototipo.
  4.   Mejora continua y lanzar al mercado. Una vez que tus prospectos de clientes validan tu prototipo y se hicieron las adecuaciones, lanza la primera versión de tu idea hecha una realidad y comienza a vender.